El vidrio es un material de trabajo maravilloso que puede ser instalado en prácticamente cualquier espacio de la casa: ventanas, puertas, pisos, mesas, escaleras, barandales y más.

Actualmente muchas casas han dejado el concreto como parte de sus pilares y han comenzado tomar nuevos materiales para su estructura, uno de ellos es el cristal ya que puede ser tan grueso y resistente como una roca o tan delgado que puede medir milímetros.

Por ejemplo, las ventanas han dejado de ser un recuadro pequeño de dos por dos metros y han comenzado a tomar dimensiones más grandes en altura y anchura, incluso en color y textura. Actualmente tenemos ventanas o ventanales que abarca toda la pared, lo que permite un espacio más atractivo.

Otra de las tendencias actualmente que está creciendo entre los diseñadores de interiores es la incrustación de vidrios en los muebles: cocinas, cocinetas, bares, barras, mesas, centros de mesa y más. El vidrio puede quedar en prácticamente cualquier espacio y ésta es la prueba, eso sí, el objetivo principal siempre será lograr mayor elegancia.

Cuando acudas a una vidriería no olvides pedir asesoría sobre cómo podrías adaptar mejor el vidrio al mueble o área de tu casa para que logres un espacio más agradable, iluminado y vanguardista.